ABANDO HABITABLE ( y más)

Ya dice mi querido Baltasar Gracián que «suele ser pesado el hombre de un negocio» y lo será, supongo, hoy en día, la mujer. Pero a veces, y en ocasionadas jornadas, no queda otro remedio.

Tal que me ha ocurrido y me ocurre con el tema o insistencia que trae atento a mi barrio bilbaino de Abando, a cuenta de la pretensión del Obispado de Bilbao de construir un gigantesco edificio de ocho plantas y cuatro sótanos en la parcela en la que ahora se levanta la Escuela de Magisterio diocesana- BAM con su amplio patio y sus dos centenarias palmeras, colonizadas estos días por bandadas de estorninos negros y gritones.

Pues que la cuestión va de menores a mayores así como viene de los pajaricos mencionados a la cruz pectoral y al solideo morado.

Y entre medio, quien no pagano, pechero ( entiéndase de ambos dos o los necesarios géneros que no tanto sexos), por los riachuelos de entre las cabañas que me llegan quejas de demagogia suma en estas lides y que me cuentan que no están ni a favor ni en contra de nada , pero que no se quieren dejar llevar por la leva alzada de las huestes ecológico-ateo-comunistas. Oh, mon Dieu!

Y otro sí, desde algunos palacios ilustrados, doctores ponderados (1) recuerdan a algunas instituciones con argumentos renovados ,aquello de «¡A la calle, que ya es hora de pasearnos a cuerpo y mostrar que, pues vivimos, anunciamos algo nuevo !». Oh, my God!

Y yo, entretenido entrometido, no pudiendo sino dejar constancia de esta circunstancia , aquí que la dejó una vez más, pues como también decía mi amado jesuita aragonés , «son los aprietos lances de reputación»…A.M.G.D.

(1) Ver: ArquiLectura.Una Ley de Arquitectura en interés de la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *